Electroterapia

Home / Tratamientos / Electroterapia
Electroterapia

Electroterapia

La electroterapia es una de las ramas más importantes de la fisioterapia.

La fisioterapia usa los agentes físicos para sanar. Por lo tanto, tanto la electricidad como los distintos tipos de radiaciones del espectro electromagnético, así como las ondas de ultrasonido forman todo un arsenal terapéutico para la profesión. Y su uso es imprescindible en la consulta del fisioterapeuta. En fisioterapia se usan radiaciones no ionizantes (no dañan los tejidos).

Corrientes eléctricas en fisioterapia

Las corrientes eléctricas en fisioterapia son utilizadas para aplicar estimulación eléctrica a los nervios y músculos por medio de almohadillas adhesivas colocadas sobre la piel. Estos dispositivos son alimentados por baterías, y algunas unidades tienen un adaptador que permite obtener su energía desde una toma de corriente.

Los efectos secundarios son raros, pero incluyen irritación alérgica de la piel bajo el lugar donde fueron colocadas las almohadillas adhesivas y dolor transitorio a partir de la carga eléctrica. Colocar los electrodos sobre el corazón o cerca de un marcapasos podría posiblemente causar arritmia cardíaca; colocarlos sobre la garganta podría causar disminución de la presión arterial; y colocarlos sobre un útero embarazado podría causar daño fetal. Debido a estos riesgos, la estimulación eléctrica sobre estas áreas debe evitarse. La estimulación eléctrica no debe aplicarse sobre tumores malignos o áreas infectadas.

De baja frecuencia: de 1 Hz a 800-1.000 Hz

– Galvánicas y continuas interrumpidas
– De Bernard (diadinámicas)
– TENS
– Exponenciales
– Farádicas
– De Träbert
– Watewille
– Leduc
– Le go
– Adams
– Lapicque​

De media frecuencia: de 1.000 Hz a 100.000 Hz

– De D´Journo
– De Kotz
– De Nemec (interferenciales)

De alta frecuencia: de 100.000 Hz a 3.000 Mhz

– De D´Ansorval
– Diatermia
– Onda corta
– Microondas